lunes, 21 de julio de 2008

Vertedero

A plena noche me desato,
la piel de un tiempo me quito,
de los dedos me destrozo la carne
y me dejo llevar por la voz del pasado...

lucía una pena de carmín acorralado

la enfermera de mis lagunas
la luz que murió en mis ojos
la voz que partía mis labios

tantos besos se fueron como males llegaron
la distancia se hizo heridas y un desierto infinito
provocó el primer acantilado,

a plena luz, la noche duerme
bajo un cielo de nostalgias

2 comentarios:

fer dijo...

cuscuruscu rucutum me puedes contestar al puto mail?

Pedazo Ju dijo...

cuántos tangos por vivir! no me creeré nunca que llega el último...Ptnet