viernes, 14 de noviembre de 2008

Enteros de ciudad

Alboroto en un 43:
Un niño se pasa un cebra y, dos ancianas
que reclamaban asiento,
se incorporan con la ayuda de los frenos
a una piña de veinte cabezas que empaña
el cristal de la parada.
El niño bala salta veinte metros, y atraviesa
tres locales, cuatro carriles y cinco coches,
un campo de pupilas se queda sin voz
mientras otro de ojos fúnebres se pierde
tras la matrícula de un 127.

1 comentario:

Pedazo Ju dijo...

y acelera acelera que vienen los P...
qué bueno nano, qué veloz